exposiciones

Mexicanas al Grito de Guerra

Pin it

“El asesino serial se llama sociedad”

– Dayra Fyah

En estos tiempos de “democratización”, neoliberalismo y globalización, el discurso de género se ha tergiversado para usos de interés personal, integrándolo a ideas, programas y proyectos, de manera que se vuelve un indicador de la planificación para el desarrollo de la modernidad. El proyecto civilizatorio,  se ha dedicado a reprimir sistemáticamente su otra cara, la “oscura” y “salvaje” (naturaleza, cuerpo, inconsciente, rito y mito) cuya naturaleza más viva se expresa en la mujer.

Dicha circunstancia ha causado que lo femenino sea entonces establecido por oposición a lo masculino, es su negativo, el reverso, una otredad inquebrantable y temida. Lo femenino es lo que “no es”, o lo que no se debe ser, un lugar proscrito que convoca el horror, el rechazo, el insulto y la vergüenza. Situación que se ha visto reflejada en el comportamiento social del país, permeando todas la estructuras de la misma.

A través distintos lenguajes artísticos, las creadoras de esta muestra buscan abordar la violencia de género desde distintas trincheras.

Ilustración, alfarería, poesía, grabado… se suman para dar voz a un fenómeno  de cosificación en que la que el victimario niega la subjetividad del Otro (su víctima), para reafirmar la propia.

Esta reflexión tiene como fin subrayar la construcción cultural que ha hecho que la feminidad se construyó así, como un anti valor determinado por la exclusión y no como un valor intrínseco a partir de sus propias características y naturaleza. El sexo femenino es un no sexo o en palabras de Luce Irigaray: es un sexo que no le pertenece a la mujer”.

 

Marité Escandón

Log In or Create an account